Maranello, el sueño de Enzo hecho realidad

Maranello, el sueño de Enzo hecho realidad

Cuando se habla de Maranello, básicamente se piensa en Ferraris. Lo cierto que es esta localidad, a escasos kilómetros de Módena, ha visto cómo la idea de su ilustre vecino, Enzo Ferrari, revitalizó la zona, ofreció trabajo y se convirtió en uno de los destinos preferidos para los amantes del automovilismo cuando pasean por el norte de Italia.

Su cercanía con la histórica Módena y la oferta de museos relacionados con esta temática de este pequeño enclave italiano hacen que cada año sean más los turistas que se deciden a pasar unos días en esta tierra alentados por las muchas publicaciones de viajes que lo recomiendan.

Pero, ¿qué se puede hacer en Maranello?

Para empezar, hay dos museos de referencia y que, por supuesto, tienen que ver con la Scuderia.

El Museo de Ferrari de Maranello tiene una interesante muestra de vehículos en exposición. No solo se trata de ver los F1, también disponibles, sino muchos de los vehículos deportivos, pero de calle, que siguen siendo la envidia de los amantes de la velocidad.

Desde las maquetas, pasando por la forma de fabricación y sin olvidarse de algunos de los modelos míticos de la marca que creara Enzo Ferrari, todo lo que verás en su recorrido te dejará con ganas de aún más.

Si es así, no hay que preocuparse. En Módena, a escasos kilómetros, se encuentra la Casa Museo de Enzo Ferrari, donde aparte de poder de nuevo disfrutar de algunos vehículos míticos que han servido de referencia en el mundo de la innovación automovilística, también podrás echar un vistazo a la evolución de sus motores, de sus válvulas y de sus turbos. Un mundo aparte para los que de verdad aman la gasolina.

De vuelta a Maranello, una de las ofertas turísticas más destacadas tiene que ver con experiencias de conducción. Hay decenas de establecimientos que permiten ponerse a los mandos de uno de los vehículos del Cavallino Rampante, eso sí, barato, el plan, no lo es. Pasear por sus calles es encontrarse piezas de vehículos en las rotondas, en las fachadas e incluso en los cruces. Todo gira en torno a la marca. Incluso los hoteles.

Gracias, además, a la oferta de vuelos hacia Italia, cada vez son más quienes aprovechan una visita a Bérgamo, a Módena o incluso a Milán o Florencia, para escaparse a hacer una excursión a la meca del circuito de Fiorani a respirar el aire automovilístico de esta localidad.

No Comments

Post a Comment