Mis aventuras por la India por Morelia Parte 4

Mis aventuras por la India por Morelia Parte 4

La ultima ciudad que visitamos fue Varanasi (Benarés para los Hindúes) la gran ciudad sagrada.

Visitamos el gran Río sagrado, el famoso Ganges a las 5 de la mañana de un día de sol radiante. Bajamos en el DASHNAVAMEDHA GHAT. Los ghats son muelles escalonados que hay todo a lo largo del Río Ganges.  , donde la gente se reúne desde bien temprano. El Ganges es un río sagrado para los Indios. Rezan y echan las cenizas de sus muertos en él. Es un lugar mágico, colorido, impresionante. A esa hora de la mañana el sol está saliendo y el Ghat ya está repleto de gente sentada en los escalones, en grupos, familias, con sombrillas. Se bañan, se secan, se peinan, comen, hablan., es muy pintoresco.. Venden comida, sahumerios, tinturas, velas, flores.. Se pintan las caras con tinturas, te ofrecen masajes capilares. En el agua hay gente bañándose con jabón,  algunos con ropa, otros en calzoncillos . En el agua flotan cuencos hechos de corteza llenos de flores para rezar y tirar en el Ganges. y los polvos y tinturas tiñen el agua y los escalones… es una fiesta de colores y sonidos

Tomamos un bote para dar una vuelta por el Río. Navegamos a lo largo pasando por todos los ghats.. Desde el barco se ven casas, templos, muchas ghest houses (hotelitos muy modestos) con terrazas sobre el río, y  antiguos palacios ahora abandonados. Navegamos hasta llegar al crematorio más grande (Hay dos, el Harishchandra ghat y el Harikarnika ghat, uno en cada punta)

Los hindúes arman fogatas para cremar los cuerpos antes de tirarlos al Ganges. Preparan el cuerpo envuelto en una tela, lo colocan sobre unas cañas de bambú y lo traen en hombros al crematorio. Solo las familias ricas pueden hacer estas ceremonias que cuestan mucho dinero y pueden cremar a sus muertos bien cerca del agua. Los de clase media lo hacen pero en segunda fila, más lejos del agua, y atrás de todo están los grandes crematorios eléctricos para los pobres o mendigos. Pero todos terminan con sus cenizas en el Ganges. Salvo unas pocas excepciones, en que los cuerpos son tirados al río sin cremar, que son los niños menores de 10 años, los hombres santos, los atacados por viruela y los picados por una cobra.

El cuerpo tarda tres horas en quemarse y luego lo tiran al río. La familia está alrededor pero no lloran, están contentos porque el muerto se libera del karma y pasa a otra vida.

A pocos metros del crematorio  hay gente bañándose, lavando ropa o juntando agua en cántaros de bronce…es impresionante como se junta la vida y la muerte en el Ganges.

A pesar de todo esto, no hay olor feo, y el agua es limpia y transparente. Es el milagro de este Río sagrado.

Así es la India milagrosa, la que uno llega a odiar y a adorar al mismo tiempo. No es fácil pasear por la India, es estresante y emocionante a la vez…la gente, las costumbres,  los lugares, el calor….pero vale la pena conocerla, y apenas uno la deja ya la empieza a extrañar.

No Comments

Post a Comment