Qué visitar en la costa catalana

El conocimiento que se tiene de una ciudad como turista es muy diferente al que se obtiene cuando se vive allí. Sobre todo en lo que se refiere a las costas y playas y estas se cuentan por miles. Debido a este motivo, este post tratará sobre qué visitar en la costa catalana, ya que esconde algunos rincones preciosos.

Barcelona tiene muchos puntos de interés turístico, pero si se deja la ciudad, tanto en el norte o en el sur se encuentran una increíble diversidad de lugares. Para viajar a lo largo de la costa catalana, conviene hacerlo en tren o autobús.

Si llegas al aeropuerto de Girona-Costa Brava, podrás coger estos medios de transporte para trasladarte todavía más al norte, concretamente, a la localidad de Llançà, a la que te recomiendo ir sin ninguna duda. Llançà te permitirá acceder fácilmente a Port de la Selva, una playa lejos del turismo de masas, que se pueden encontrar cerca de Barcelona. Estás en la zona del Cabo de Creus, uno de los mejores lugares de Cataluña a nivel paisajístico. Además, el lugar está también bastante cerca de la frontera con Francia, y allí podrás disfrutar de hermosas playas con espacio para poner tu toalla y disfrutar bajo el sol.Continue Reading

Un paseo por el Hyde Park en Londres

Una vuelta por estos parques sin dudas nos conduce a saber que en Londres encontraremos los símbolos de la realeza muy cerca nuestros. El Hayde Park es una muestra de ello y allí es donde miles de viajeros llegan para descansar, tomar fotos y enamorarse, pero además fue famoso gracias a aquella portada del disco de los Beatles “Beatles For Sale” en 1964.

Conocido por ser uno de los Parques más grandes de todo el Reino Unido, en su interior el lago Serpentine le otorga una dimensión romántica y fresca a lo largo de sus 140 ha que lo conforman. Alrededor de este lago, se encuentra un anillo de piedra oval que fue construido en 2004 en Honor a la Princesa Diana.Continue Reading

Mis aventuras por la India por Morelia Parte 4

La ultima ciudad que visitamos fue Varanasi (Benarés para los Hindúes) la gran ciudad sagrada.

Visitamos el gran Río sagrado, el famoso Ganges a las 5 de la mañana de un día de sol radiante. Bajamos en el DASHNAVAMEDHA GHAT. Los ghats son muelles escalonados que hay todo a lo largo del Río Ganges.  , donde la gente se reúne desde bien temprano. El Ganges es un río sagrado para los Indios. Rezan y echan las cenizas de sus muertos en él. Es un lugar mágico, colorido, impresionante. A esa hora de la mañana el sol está saliendo y el Ghat ya está repleto de gente sentada en los escalones, en grupos, familias, con sombrillas. Se bañan, se secan, se peinan, comen, hablan., es muy pintoresco.. Venden comida, sahumerios, tinturas, velas, flores.. Se pintan las caras con tinturas, te ofrecen masajes capilares. En el agua hay gente bañándose con jabón,  algunos con ropa, otros en calzoncillos . En el agua flotan cuencos hechos de corteza llenos de flores para rezar y tirar en el Ganges. y los polvos y tinturas tiñen el agua y los escalones… es una fiesta de colores y sonidosContinue Reading

Mis aventuras por la India por Morelia Parte 3

La  Estación de trenes de Nueva Delhi es  un capítulo aparte. Ahí tomamos el tren para ir a Jaipur , la segunda ciudad de nuestro recorrido. Apenas llegar aparecen miles de indios como moscas que te quieren llevar, indicar, agarrarte el bolso, y no te dejan respirar. Por fin encontramos a un hombre de rojo con una chapa en el brazo (tal cual nos había indicado el de la agencia de viajes que nos vendió los pasajes) y nos fuimos con él. El hombre de rojo se puso mi valija en la cabeza sobre el turbante y empezó a caminar entre la multitud, el ruido, la mugre y el olor a pis. Era un espectáculo..había mucha gente  acostada en el piso esperando trenes, familias enteras, colores, olores..…Subimos unas escaleras para llegar al andén del medio. Había un inspector que nos pidió los boletos y nos llevó al vagón. Increíblemente y en medio de ese caos, en la puerta había una lista de pasajeros y ahí estaban nuestros nombres , mal escritos pero éramos nosotros..no podíamos creer la organización. El tren muy bien, muy ordenado, eran todos indios, no había ningún occidental. La salida de Delhi eran todas casas pobres, mucha gente, vacas flaquísimas, chanchos, casas de cartón, mucha pobreza y todos muy despiertos…eran las 6 de la mañana y parecían las tres de la tarde. A la hora de salir de Delhi, me di cuenta desesperada que me había olvidado en el hotel el sobre azul con las licencias de vuelo, los documentos y los tickets aéreos. Casi me muero. La verdad el viaje fue una pesadilla, pensando en los documentos.Continue Reading